5 falacias contra la dación en pago

hipoteca-dacion-en-pago-bankinterGracias a la PAH y a su portavoz Ada Colau, estos dias se habla mucho de dación en pago. Muchas personas responden impulsivamente ante las reivindicaciones de la PAH, pensando en que vienen del mundo de la izquierda y de activistas del todo gratis.

Nada más lejos de la realidad. Invito a escuchar sin prejuicios a Ada Colau para entender lo razonable de sus propuestas.

Aquí tienes cinco falacias que se escuchan en contra de la dación en pago:

Falacia #1: El sistema bancario no daría hipotecas.
Con la dación en pago efectivamente los bancos nunca más volverían a dar hipotecas al 120% del valor de una tasación inflada y a 40 años. Esas hipotecas irresponsables son la causa #1 de la burbuja inmobiliaria en España.
Implantar la dación en pago haría que los bancos solo diesen hipotecas por un 70-80% del valor de una tasación realista. ¿Qué hay de malo en ello? ¿Que habría que ahorrar un 20-30% de la entrada para un piso antes de comprarlo?
No hay nada de malo en ello, sino todo lo contrario.

Falacia #2: El acceso a la vivienda se haría imposible.
Es la paradójico. Hace años cuando las hipotecas se daban a 40 años por un 120% los bancos y políticos decían que lo hacían para facilitar el acceso a la vivienda. ¿Cuál fue el resultado a medio plazo? Justo el contrario. Esos créditos irresponsables hicieron subir el precio de la vivienda a precios irracionales. El resultado lo vemos ahora. El precio de la vivienda dejó de ser accesible a la clase media hace tiempo. La dación en pago obliga a los bancos a dar creditos responsables, evitando burbujas.

La dación en pago aceleraría la bajada de precios de la vivienda. ¿La hace eso más o menos accesible al ciudadano?

Falacia #3: La dación en pago da amparo al irresponsable.
¿Te meterías en una hipoteca para al cabo de 5 años de pagar cuotas, perder tu casa y dársela al banco, perdiendo además todo lo pagado? La dación en pago no evita los desahucios. El que pide un crédito se responsabiliza de devolverlo nada menos que con su vivienda. Con la dación el pago, el que no puede pagar también pierde la casa.

La no-dacion en pago es la que sí ha amparado el comportamiento irresponsable tanto de ciudadanos que pedían creditos por encima de sus posibilidades como de los bancos que se los daban pensando en que hacían crecer su negocio.

Falacia #4: Crearía inseguridad jurídica. El que pide el crédito es el único responsable de su situación.
Este argumento sólo es válido para la dación en pago retroactiva. No para la dación en pago en sí. Si la dación en pago retroactiva se regula únicamente para casos extremos, no debe producir mayor inseguridad jurídica que la que conlleva rescatar bancos privados con dinero público, en lugar de dejarlos caer y hacer pagar a sus gestores por sus responsabilidades —como un buen liberal exigiría.

Falacia #5: La dación en pago es una propuesta de izquierdas.
Éste es el más facil de rebatir. ¿Por qué EEUU tiene dación en pago, siendo el pais más liberal de occidente?

No hay porqué un liberal —sin intereses creados— tenga problema en estar a favor de la dación en pago en España.

La dación en pago no nos hará más “viva la pepa”, sino todo lo contrario. Ahora el que quiera comprar una casa, tendrá que ahorrar primero una entrada. Y los bancos no serán sospechosos de inflar el valor de las tasaciones por su propio interés —como claramente pasó en su día, y ahora lo pagamos todos.

Rescatemos a los ahorradores, no a los bancos.

El sistema financiero necesita reforma. El sistema bancario moderno “revende” el crédito de los bancos centrales con un mark-up, es decir su capacidad de dar préstamos ya no está limitada por los depósitos de sus ahorradores. El resultado: cuanta más deuda privada generan, más ganan. La montaña de deuda privada sobre la que estamos y que dió lugar a la burbuja immobiliaria es RESPONSABILIDAD DIRECTA de los bancos (y reguladores).
Los 100.000 millones NO se deberían emplear en salvar bancos malos, sino únicamente en garantizar los DEPOSITOS de los ahorradores, y reducir deuda del sector privado. Los bancos inviables deben caer y sus gestores ser juzgados. Rescatar bancos con dinero público, sólo VICIA el sistema.

1. El Sistema Bancario actual es una fábrica de burbujas.
Hubo un tiempo en que el negocio bancario consistía en prestar los depósitos de sus ahorradores y cobrar un interés por ello. Hace años que esto ya no es así. La banca moderna no necesita ni un solo Euro en depósitos de sus clientes para poder hacer préstamos.
Hoy día, los bancos se endeudan con el Banco Central y revenden sus créditos con un diferencial sobre el interés al que lo reciben. Es decir, el Banco Central presta al 1%, y los bancos prestan el dinero a sus clientes al 3%, por poner un ejemplo. No es necesario que el Banco tenga depósitos de ahorradores en su balance para cubrir los préstamos. Los depósitos son simplemente una posible alternativa de financiación.
La cantidad de créditos que un banco puede proporcionar NO está pues limitada por los depósitos de sus ahorradores. La cantidad de crédito que puede dar un banco es virtualmente ilimitada. Su único limite lo marca el mercado.
En esa situación, cuanto más crédito dé un banco, mayores serán sus ingresos por intereses. El único incentivo de los banqueros es pues dar créditos. A más créditos, mayor la cuenta de resultados.
En otras palabras, cuanta más deuda privada se genere, más dinero ganaran los bancos. El sistema bancario actual se convierte en la maquinaria perfecta para generar montañas de deuda privada. Lo peor es que esa abundancia de crédito alimenta burbujas, como la inmobiliaria, inflando el precio de los activos más allá del límite de la racionalidad.

2. La Champions League de las Burbujas.
Este fenomeno del sistema bancario como generador de deuda es global. Este fue el origen de la caída de Lehman Brothers, y de que USA tenga unos niveles de deuda estratosféricos.
El problema es que, crecidos por el Euro, nuestro sector immobiliario apoyado por Cajas y políticos jugó a ser Campeones del Mundo. Y lo fuimos. Nos dieron crédito como al que más, y eran los tiempos en que nuestra economía tenía visos de alcanzar a la Alemana. Nuestros empresarios y banqueros irresponsables, llevaron al sistema bancario al límite y generaron una deuda privada que ahora triplica al PIB.
Por otro lado, en USA, si no puedes pagar tu hipoteca, das tu casa al banco y en paz. En España, como sabemos NO hay dación en pago, y por tanto los bancos mantuvieron el valor contable de sus hipotecas basuras en la irrealidad de que los deudores responden legalmente hasta el último céntimo del crédito. Mientras los bancos americanos estaban en quiebra técnica y fueron recapitalizados en 2008, en España los bancos aparentaban estar sanos y sacábamos pecho de solidez de sistema financiero.

3. La recapitalización fallida
Por desgracia cuando llegó el momento de recapitalizar bancos en España, las cuentas públicas ya estaban en rojo. Puesto que la deuda pública se paga a un interés muy jugoso, los bancos españoles pensaron en recapitalizarse con un negocio seguro: comprar deuda pública.
Mientras el BCE prestaba a los bancos españoles al 1%, éstos compraba deuda soberana que se pagaba al 4%. Negocio redondo, ¿no? Pues no.
Como la prima de riesgo sigue subiendo, los bonos que los bancos compraron cuando se pagaban al 4% ahora valen mucho menos. Si los bancos necesitasen liquidez y tuvieran que vender en el mercado secundario esos bonos ahora que solo se colocan al 6-7%, harían un negocio ruinoso.
Resultado: la inyección del liquidez del BCE a la banca no solo NO los ha recapitalizado, la situación ahora es peor. Las necesidades de recapitalización son aún mayores ahora mientras la deuda soberana no vuelva a intereses por debajo del 4%.

4. ¿Bastarán los 100.000 millones de Euros del rescate bancario?
Con la actual dinámica, lo dudo. Si con las inyecciones previas de liquidez del BCE el crédito no ha llegado a la economía, por qué lo hará ahora, que la ayuda empeora las cuentas públicas al ir a través del gobierno.
¿Cuál es la solución? Tanto desde el punto de vista pragmático, como moral, solo hay una. Dejar caer los bancos inviables. Inyectar capital en ellos es como quemar dinero. Los 100.000 millones de euros deben ser empleados en garantizar los depositos de los ahorradores, no en rescatar bancos inservibles.
Hay que dejar caer la parte putrefacta del sector bancario. Esos depósitos “rescatados” irían a parar a los balances de los bancos sanos que queden, fortaleciéndolos.
El objetivo es hacer llegar el dinero lo más directamente posible a los agentes económicos para reactivar la actividad. En otras palabras, no se rescatan los bancos débiles, sino los depósitos de los ahorradores.
Moralmente, es la mejor solución también. Un banco irresponsable debe pagar con su desaparición, y sus gestores deben ser juzgados.
Un sistema bancario que gana dinero alimentando deuda desmesurada y burbujas, no solo no genera valor para la Sociedad, sino que lo destruye. Debe ser reformado. No hay que rescatar este Sistema Bancario, hay que rescatar a los ahorradores.